Estabilización de Sub-Rasante

En muchas ocasiones los suelos existentes en obra no cumplen los requisitos de calidad para ser empleados en subrasantes, sub-bases, bases, etc. Lo anterior, conlleva al desarrollo de un proceso para el mejoramiento de dichos suelos, de manera que éstos alcancen los requisitos establecidos. Tal proceso recibe el nombre de estabilización de suelos y consiste principalmente, en mejorar un suelo estabilizando su fase sólida o esqueleto resistente, obteniéndose de esta manera, el aumento de su capacidad de soporte y la disminución de las deformaciones inducidas por solicitaciones externas.

La estabilización de suelos ha tomado gran importancia debido a que materiales de buena calidad simplemente no están disponibles para la construcción de vías, llevando a factores que dificultan la construcción, como puede ser el procesamiento o el transporte de materiales desde largas distancias. Es por lo anterior, que la estabilización permite el uso de materiales en el lugar y, puede ser aplicada tanto al reciclado de materiales como a construcciones nuevas.

Dentro de la estabilización de un suelo se incluyen una serie de procesos anexados que hacen factible el aumento de sus capacidades, es así como se pueden destacar: la compactación, drenaje y protección contra erosión e infiltración de humedad. Sin embargo, la estabilización se ha restringido principalmente a la modificación en sí, del propio material, la cual se puede realizar a través de cementantes, impermeabilizantes, soluciones asfálticas, fillers (rellenos de poros) o por cambios en la graduación del suelo tratado.

La utilización de las técnicas de estabilización permite la reutilización del suelo, es por lo cual que se disminuye el impacto al medio ambiente, debido a la menor necesidad de la explotación de recursos de empréstitos, lo que se traduce en una menor alteración del entorno a una obra vial, dándose esto tanto en el área de la estabilización con cal, cemento y aditivos químicos.

Beneficios de una estabilización de Sub-Rasante

Las técnicas de estabilización, permiten mejorar en forma total o parcial las propiedades de un suelo, por medio de un conjunto de tratamientos y técnicas implementadas en la ejecución de la vía. Sin embargo, una estabilización podría verse afectada por una gran variedad de suelos y composiciones de calle en calle, haciendo que cada método sea aplicable a un número limitado de ellos, pero en cualquier caso, es recomendable que el procedimiento a aplicar sea económico y compatible con el suelo a tratar.

Toda estabilización de suelos, al mejorar sus propiedades, permite obtener los siguientes beneficios o ventajas:

  • Mejoramiento de materiales marginales, es decir, materiales que no son utilizados por sus bajas propiedades de resistencia y cohesión.
  • Mejoramiento de la resistencia del suelo.
  • Aumento de la durabilidad.
  • Control de las deformaciones volumétricas del suelo.
  • Aumento de la trabajabilidad del suelo.
  • Reducción de los requerimientos de espesor de los pavimentos.
  • Aumento de la impermeabilidad del suelo.
  • Reducción del polvo.

La optimización de materiales trae como consecuencia un menor impacto ambiental.

Publicado por

Felipe J.Q.

Felipe J. Q., 26 años, Constructor Civil de profesión, experiencia en viviendas sociales y desarrollo urbano. Además de amplia experiencia en desarrollo de contenidos y utilización de herramientas multimedia para uso de Mercadotecnia Digital. Nos leemos, no olvide comentar.

Deja un comentario